¿Qué es Bancalet?

El concepto de Bancalet es la mínima expresión de tierra destinada al cultivo, símbolo del minifundio que nos conecta directamente con las raíces de nuestra cultura mediterránea. Simboliza la reconexión de la comarca de la Marina Alta con su territorio, su entorno económico y sus gentes, el orgullo de preservar este legado a través de la gastronomía y ofrecerlo a las personas que nos visitan.

Conocer

Conocer y reconocer los productos y servicios vinculados a la cultura agroalimentaria de Dénia y la Marina Alta en su punto de venta y/o consumo. Crear una marca que ayude a subrayar la diferencia de los productos y servicio de este territorio. Reconocer las buenas prácticas y el compromiso cultural, social y medioambiental de los participantes en el programa como ejemplo para el resto de la sociedad.

Conservar

Conservar las recetas, productos, técnicas y usos que se esconden detrás de la labor de recuperación y puesta en valor de un saber que continua vigente, pero cada vez más amenazado, y visibilizar el papel fundamental de los productores, elaboradores y cocineros en la conservación de la biodiversidad, el paisaje y los sistemas de producción agrícola, artes y técnicas tradicionales.

Colaborar

Colaborar en una experiencia de común beneficio donde a través de una marca distintiva que apoya el comercio local y los proyectos que contribuyen a mejorar el tejido agroalimentario de la Marina Alta, promoviendo los consumos de impacto positivo sobre el territorio.

Conexión

Conexión de toda la cadena de valor alimentaria de la que el consumidor forma una parte importante. Alentar la recuperación, elaboración y consumo de productos locales y de recetas clásicas o innovadoras de inspiración tradicional para consolidar la hostelería y el turismo como protectores, difusores y prescriptores de la cocina patrimonial y el producto local.

Compromiso

Compromiso con la Red de Ciudades Creativas de la Unesco para la promoción de programas de mejora en gestión, comercialización, investigación e innovación en la producción, transformación, venta y consumo agroalimentario. El reconocimiento por parte de la UNESCO también conlleva el compromiso explícito de cumplir con los objetivos fijados en el proyecto y la aceptación de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados por la ONU.